Actualmente es prácticamente imposible conocer a una persona que no tenga activo, al menos un perfil de redes sociales. Esta herramienta de comunicación se ha expandido alrededor del mundo, y billones de personas interactúan, se conectan y mantienen al día gracias a ellas.

Por supuesto, las empresas también han evolucionado en este rubro, y es muy común que la mayoría de ellas tengan presencia en al menos una red. ¿Por qué? Primero, porque las redes sociales les han permitido llegar a un público mucho mayor al que les concedían los medios tradicionales, pero no solo eso, sino que lo hacen de manera segmentada.

Esto quiere decir que las empresas le hacen llegar publicidad exactamente a las personas que estarían interesadas en comprarles sus productos/servicios, desechando a quienes no tienen la intención de hacerlo. Segundo, porque anunciarse en redes sociales es mucho más económico que hacerlo en los medios tradicionales.

A comparación con la radio, televisión o medios impresos, las redes sociales se ajustan por completo a tu presupuesto, es decir, tú decides cuanto quieres gastar, cómo quieres hacerlo y durante el tiempo que sucederá. Existen distintas redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, LinkedIn… y en todas ellas tienes la posibilidad de anunciarte de alguna u otra manera.

Lo primero que debes hacer es determinar qué red social es la que más utilizan tus clientes potenciales, para comenzar una campaña digital enfocada en dicha red, con la que llegarás a más personas de forma fácil, efectiva y seguramente aumentarás el volumen de ventas. Esto ha permitido a muchas empresas crecer de forma exponencial e incluso volverse internacionales.

Así que si aún no has decidido que tu negocio tenga presencia en las redes sociales, es el momento perfecto para considerarlo, pues te estás perdiendo de una herramienta muy útil y económica, que te permitirá llegar a mucha más gente de forma precisa y selectiva.