La situación actual ha orillado a miles de personas a dejar la rutina de acudir todos los días a la oficina, para tener que realizar sus actividades laborales desde casa. Esto puede parecer algo muy cómodo y sencillo de realizar, pero lo cierto es que se debe tener un alto sentido de disciplina para que, con el paso del tiempo, las personas no sucumban ante las distracciones y pierdan eficiencia en sus actividades diarias. Por eso, aquí te decimos algunos consejos para poder trabajar en casa y rendir al máximo:

Respeta tus horarios

Una de las cosas más importantes para tomar en cuenta es no alterar tus horarios. Si bien es cierto que al trabajar desde casa podrás ahorrar tiempo en temas de desplazamiento, una recomendación es utilizar ese tiempo para meditar, tener un desayuno mucho más agradable y prepararte para poder comenzar con la jornada laboral de la mejor manera.

Establece un sitio de trabajo

No es recomendable trabajar desde la comodidad de tu cama, pues si bien durante los primero días puede hacerte sentir mucho mayor relajación, también puede ser contraproducente con el paso del tiempo, y afectar tu desempeño.

Lo mejor que puedes hacer es encontrar un sitio tranquilo y agradable dentro de tu casa, que puedas habilitar como pequeño despacho para trabajar. No importa si vives en una casa grande o un departamento pequeño, puedes habilitar alguna silla y una mesa para confeccionar tu estación de trabajo.

No pierdas la formalidad

Este punto abarca muchos nichos, pero tal vez el más importante radica en tu vestimenta. Procura utilizar ropa cómoda, pero que no diste de la que te pondrías si tuvieras que ir a la oficina. Esto porque seguramente tendrás alguna o varias reuniones virtuales, y siempre es importante que tus colegas, tus superiores y dependientes, vean que aunque estás trabajando desde casa, mantienes el profesionalismo.

Crea una rutina

Todo eso y más, deberás hacerlo con mayor énfasis durante los primeros días, ya que se dice que el ser humano tarda 21 días en hacer de una rutina, un hábito. Si creas el hábito de mantener tus horarios, tener un sitio fijo de trabajo y mantener tu aspecto, seguramente tu desempeño será similar o superior trabajando desde casa, del que has tenido en la oficina.

Trabajar desde casa puede ser muy cómodo, pero no olvides que lo más importante es que puedas seguir con tus actividades, y que el hacerlo desde la comodidad de tu hogar no debe influir negativamente en tu desempeño diario.